+34 693 260 769 info@claudiaescort.es

Hola amigos y amigas ¿Cómo os está tratando el verano? Espero que estéis sobrellevando bien las altas temperaturas y que sigáis disfrutando al máximo de la vida.

Hace unos días volví, como muchos ya habréis leído, de unas mini vacaciones que me han servido para coger fuerzas y volver al trabajo con más energía que nunca. Antes de empezar a contaros la experiencia que os traigo hoy, me gustaría agradeceros todas las muestras de cariño y comentarios positivos sobre mi blog. Me alegra mucho y me invita a seguir, que os lo estéis pasando bien con mis aventuras en esta profesión que vivo tan apasionadamente.

Un trio, su fantasia sexual

Vamos al lío. Recordaréis que una vez ya os hablé de mi experiencia en un trio especial en la que ayudé a una pareja a reencontrar sus deseos y atracciones mutuas. Pues bien, hoy vuelvo a las andadas para contaros otra experiencia en trio. En esta ocasión se trata de un caso diferente ya que la pareja de esta experiencia no tiene ningún tipo de problema sexual o de relaciones ¡Todo lo contrario!

Podría decir que Laura es una clienta, pero más que una clienta es una amiga. Nos conocemos ya de algún tiempo y hemos quedado varias veces para disfrutar de buenos momentos de diversión, complicidad y sexo. Como nos tenemos bastante confianza, suele hacerme alguna propuesta de vez en cuando que siempre cumple con mis expectativas.

Laura me llamó hace unas semanas para decirme que estaba con una nueva pareja. Me explico que Joan, su nuevo novio, era una persona muy extrovertida y que estaban pasando una época muy buena…Qué bonito es el amor, sobre todo en esos primeros días en los que la pareja se descubre y se experimentan unas emociones únicas…Bueno va, que no me quiero poner nostálgica.

El caso es que Laura quería darle una sorpresa a Joan y esa sorpresa era yo. Me explicó que hacía unos días, hablando sobre fantasías, Joan le había confesado que su principal fantasía erótica era hacer un trio con dos mujeres… Las dos reímos cuando le dije “EL hombre que te diga que no sueña con hacer un trio miente”.

La historia es que ella pensó que quien mejor que yo para que Joan lo para realmente bien esa noche… No se equivocaba.

Quedamos en una discoteca del Puerto Olímpico de Barcelona donde Joan trabajaba y pedimos unas copas. Laura me lo presentó y parecía un chico muy alegre y lleno de vitalidad. “Hoy te traigo una sorpresa” le dijo Laura. Joan la miró extrañado y en ese momento Laura me besó en la boca. Él se quedó de piedra.

“¿No querías hacer un trio? Pues aquí lo tienes.”

Joan terminaba pronto su turno así que en seguida se unió a nosotras. Seguimos por la zona tomando unas copas y el ambiente se fue caldeando entre los tres. Jugamos a provocarnos durante un par de horas hasta que la cosa estaba tan álgida que decidimos ir al apartamento de Joan, que estaba a cinco minutos de allí.

Tardamos más de lo esperado en llegar porque fuimos haciendo alguna parada por el camino, diciéndonos cosas al oído, besándonos, tocándonos… Llegamos que no nos dio tiempo casi a cerrar la puerta de casa.

Nos fuimos directos los tres a la habitación y nos desnudamos en unos segundos. Se sucedieron las posturas y dejamos que Joan diese rienda suelta a todas sus fantasías. Él parecía no querer que aquello terminase nunca y he de decir que es un chico con mucha energía. También salimos al balcón de su habitación, desde donde se veía el mar y allí continuamos la fiesta… Fue una gran noche.

Quiero aprovechar estas experiencias para animaros a eliminar los tabús impuestos por la sociedad. Si a una pareja le apetece probar cosas nuevas y los dos están de acuerdo ¿Qué problema hay?

Y tú ¿Tienes alguna fantasía que quieras cumplir? ¿Le has preguntado alguna vez a tu pareja cuál es la suya?

Lánzate y disfruta del sexo, disfruta de la vida.

Claudia